sábado, 26 de mayo de 2012

Autobiografía Escolar


Por: Violeta González

Mi nombre es Eliana Violeta González, tengo 31 años de edad, mi nacimiento ocurrió el 24/04/1981 en la ciudad de Goya, Corrientes. Vivo en la localidad de Lavalle, situada a 17 km de la ciudad de Goya.
A los 5 años ingresé en al Jardín de Infantes “LA PANTERA ROSA”, en Lavalle. Mi maestra era la “Seño Gladis”, era una maestra muy cálida y cariñosa con nosotros. Tengo presente algunas actividades que hacíamos, las canciones que cantábamos, los juegos que allí había. Por ejemplo en el sector de las nenas teníamos una cocinita de madera, una camita para las muñecas, juegos de té, etc. En el sector de los nenes había herramientas de todo tipo donde ellos jugaban.

Mi mamá junto a las otras mamas de mis compañeros hacían beneficios para comprar los juegos didácticos, vendían pastelitos, hacían rifas y tómbolas para recaudar los fondos. En jardín actué por primera vez en el acto del 25 de mayo haciendo el personaje de una lavandera, a partir de ahí siempre me daban poesías, versos o algún papel de comedia por ser histriónica, aunque me ponía nerviosa cuando llegaba el momento de salir a escena.

Mi mamá me ayudaba a estudiar las letras y también me hacia las vestimentas y los peinados para actuar.
La primaria la cursé en la Escuela Nº 458 “Pcia. De Misiones”, también de Lavalle, en el turno Mañana, hasta 6º grado. El ambiente en la escuela era de compañerismo y respeto, todos nos conocíamos porque algunos éramos parientes o vecinos del barrio. Los salones estaban muy bien presentados, limpios, con buena ventilación e iluminación.

Con respecto a mis maestros, sólo menciono los más relevantes, comenzando por mi maestro de 1º grado, el Sr. Jorge, que nos enseñó a deletrear antes de que culmine el ciclo lectivo. Pronunciando letra por letra y después uníamos las silabas.

La seño Alicia de 3º grado, era una maestra muy exigente, a la que le teníamos muchísimo miedo porque gritaba todo el tiempo, pero era sobreprotectora y se encargaba de cada uno de nosotros para que evolucionáramos de igual manera.

El 7º grado lo curse en la Escuela Nº 65 “José E. Gómez”, de la ciudad de Goya. Tenía que viajar de lunes a viernes en colectivo de línea para trasladarme de Lavalle hacia Goya. El motivo por el cual mi mamá solicito el pase de la Escuela Nº 458 a la Nº 65, era porque el nivel de enseñanza era muy bajo. Además, el secundario lo quería cursar en el “Instituto Presbítero Manuel Alberti”, y en año 1994 todavía se rendía exámenes de Ingreso y si terminaba mi 7º grado en la escuela de Lavalle debido al bajo nivel que existía no hubiese rendido favorablemente.

Costó mucho conseguir lugar en la Escuela Nº 65 por la creciente demanda de alumnos que querían ingresar al establecimiento.

Al principio costó adaptarme a mis compañeros, a la seño Alicia y a la seño Susana, y ni hablar de las materias que para mi eran una novedad. En el transcurso de los meses me fui adaptando y hasta el día de hoy tengo los mejores recuerdos de mi 7º “D”.

Cuando rendí el exámen de ingreso en el “Instituto Superior Presbítero Manuel Alberti” me encontré con varios compañeros de 7º grado. Tengo muy buenos recuerdos de toda la secundaria y de esa etapa de mi vida. Teníamos catequesis de 1º a 5º año debido a que el Instituto es religioso. Los profesores eran excelentes, algunos de los que más se destacaron, o mejor dicho de los que tengo gratos recuerdos son: la profe de matemática, con su rara manera de explicarnos pero muy productiva. El de contabilidad, exigente y rígido que no nos dejaba pasar una. Pero ambos hicieron que hasta el día de hoy me gusten mucho ambas materias. Del lado de los recuerdos no tan gratos: la materia de inglés, porque la profe era muy exigente y me dificultó esa materia. La de derecho en 5º año, fué la única materia que recuperé en diciembre en toda mi secundaria (nunca fui una alumna 10 pero siempre me eximia por eso me quedo grabado ese acontecimiento).

Otro de los recuerdos lindos son las convivencias que hacíamos en diferentes lugares donde íbamos a pasar el día y llevábamos algo para compartir. Además de los cumples de quince años de las chicas en 2º y 3º año, campamentos con los compañeros en 4º y 5º año. No nos queríamos perder ni uno. La colación de 5º, la despedida, la fiesta de egresados, todo eso me invade una alegría cada vez que lo recuerdo.
Mi formación académica terciaria fue en el “Instituto del Profesorado San Martin”, en la carrera de Analista en Computación Administrativa de 3 años de duración. Allí me encontré con algunos de mis profesores de la secundaria que volvían a ser mis profes, pero ahora en otro nivel de enseñanza. Culmine la carrera en el año 2001.

Transcurrieron 4 años para volver a retomar mis estudios en la “Fundación para el Desarrollo Universitario Goya”, la carrera de “Licenciatura en Sistemas de Información”, sólo accedíamos al título intermedio de “Programador Universitario de Aplicaciones” y si queríamos completar la carrera de grado teníamos que cursar en la UNNE en la ciudad de Corrientes. Obtuve el título intermedio y no continúe porque no contaba con los recursos económicos para ir a estudiar a capital.

Actualmente estoy en el profesorado en Informática, nuevamente en el “Instituto Presbítero Manuel Alberti” y espero recibirme para poder enseñar los conocimientos que adquiera y transmitirles a los alumnos.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada